quarta-feira, julho 23, 2014

Cuando la píel

Soy frágil en tus manos, soy papel,
y cuando el mar se arroja y se retira
siento el furor callado de las constelaciones,
la huida de las fieras en el jardín en llamas,
el clamor de las aves si amanece.
Entonces somos más que dos figuras
que el combate conduce hacia el olvido.
Somos el mar, la tierra que perdura,
su latido animal, un estertor
dichoso que nos trae a estas paredes.
Los humildes objetos nos sonríen.


Eduardo García, Poesia Espanhola, Anos 90

Sem comentários: